El impacto del COVID-19 en América Latina

América Latina y el Caribe se ha convertido en una de las zonas críticas de la pandemia de COVID-19, exacerbada por estructuras de protección social débiles, sistemas de salud fragmentados y profundas desigualdades.

Antes de la pandemia, el modelo de desarrollo de la región ya enfrentaba graves limitaciones estructurales.

La recuperación posterior a la pandemia debería ser una oportunidad para transformar el modelo de desarrollo de América Latina y el Caribe y, al mismo tiempo, fortalecer la democracia, salvaguardar los derechos humanos y mantener la paz, en consonancia con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Se prevé una contracción del 9,1% en el producto interno bruto (PIB) y será la mayor en un siglo.

Los impactos sociales de la pandemia se harán sentir de manera aguda, con un marcado aumento del desempleo, la pobreza, la extrema pobreza y la desigualdad.

“En una región en la que los niveles de desigualdad se han vuelto ya insostenibles, ello supone desarrollar sistemas integrales de bienestar social accesibles para todas las personas”, explica. “Esto implica crear sistemas tributarios más justos, promover la creación de empleos decentes, fortalecer la sostenibilidad ambiental y reforzar los mecanismos de protección social”. Para el Secretario también “conlleva una mayor integración económica regional” y supone “que las mujeres participen plenamente y en condiciones seguras en la vida pública y económica”.

Publicado por
ONU
Spanish