El deporte para prevenir la delincuencia juvenil

UNODC forja nuevas alianzas en el Perú para promover la prevención del delito juvenil a través del deporte en el contexto de la pandemia.

El mundo entero está lidiando con los efectos dañinos de la pandemia del COVID-19, incluidos los impactos socioeconómicos y sanitarios. Perú es uno de los países de América Latina y el Caribe más afectados por esta crisis en términos de salud pública; y las y los jóvenes son extremadamente vulnerables a los trastornos que ha causado la pandemia, con importantes efectos en su educación, oportunidades económicas y bienestar.

Muchas de las dificultades que enfrentan los jóvenes durante la crisis de COVID-19 constituyen también factores de riesgo asociados al crimen, la violencia y el uso de drogas, y pueden exponerlos a mayores posibilidades de victimización y participación en lo ilícito durante y después de la pandemia.

En Perú, el estado de emergencia que entró en vigor en marzo de 2020 sigue vigente en la actualidad, lo que limita las oportunidades educativas, participación comunitaria y servicios de apoyo para jóvenes.

Para contribuir al esfuerzo global requerido para continuar apoyando e involucrando a los jóvenes durante la era COVID-19, la UNODC, a través de nuevas alianzas con actores clave en las áreas de deportes y juventud en Perú, ha estado fortaleciendo la capacidad del sector deportivo y las autoridades locales para realizar intervenciones deportivas y comunitarias, en la medida de lo que permite la pandemia. Tales intervenciones ayudarán a abordar las vulnerabilidades crecientes de las y los jóvenes y brindarán oportunidades para el desarrollo positivo y la interacción social.

En agosto de 2020, la Oficina firmó un convenio de colaboración con la Secretaría Nacional de Juventud (SENAJU) del Ministerio de Educación y lanzó la estrategia Agentes de Cambio para la Educación, orientada a fortalecer las capacidades de líderes juveniles para promover una cultura de paz. Como parte de esta iniciativa, UNODC y SENAJU organizaron conjuntamente una serie de eventos en línea sobre el uso del deporte y el arte como herramientas para prevenir la delincuencia y la violencia juvenil, y promover la participación y la cohesión social, llegando a una audiencia virtual de cerca de 60.000 personas.

Los eventos destacaron la capacidad organizativa de los jóvenes y el impacto positivo que generan sus iniciativas en las comunidades y escuelas de todo el Perú, visibilizando proyectos de transformación social a través del deporte, la recreación y la actividad física. Los expositores también se refirieron a varias iniciativas de gestión deportiva en las que los enfoques de género y juventud permitieron la democratización del deporte. Las experiencias compartidas durante los eventos incluyeron estrategias de concienciación para erradicar la violencia verbal y física en los recintos deportivos, y estrategias implementadas durante la pandemia para sostener las intervenciones y llegar a nuevas audiencias a través de actividades deportivas virtualizadas.

Asimismo, se forjó una alianza clave con el Instituto Peruano del Deporte (IPD) enfocada en el desarrollo de la capacidad de entrenadores y profesores deportivos a través del aprendizaje en línea. Con este objetivo en mente, la UNODC apoyó al IPD en el diseño e implementación de un curso virtual sobre el deporte para el desarrollo, que se impartió a finales de 2020 y principios de 2021 a más de 5.000 profesores de educación física, formadores y líderes comunitarios. Dado el éxito de este curso y la gran demanda de materiales de aprendizaje en línea durante la pandemia, la capacitación se impartió previa solicitud a capacitadores de siete países adicionales, en particular Ecuador, pero también cubrió Argentina, Bolivia, Colombia, México, Paraguay y, fuera de la región, en Portugal.

El curso se centró en cuatro áreas temáticas: introducir el deporte como herramienta para el desarrollo y la inclusión social; los vínculos entre el deporte, las políticas públicas y temas transversales como los derechos humanos, la protección de participantes en actividades deportivas contra la violencia y el abuso, y la promoción de la igualdad de género; el uso del deporte para prevenir el crimen y la violencia; y nociones clave para el diseño, gestión y seguimiento de programas deportivos. Hasta ahora, 1.144 formadores han sido certificados por el IPD.

En el nivel local, la UNODC se asoció con la Municipalidad de Lima para fortalecer las capacidades de casi 100 entrenadores deportivos, trabajadores juveniles y maestros. Un grupo de expertos internacionales impartió diez sesiones de formación en línea sobre el deporte y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible; los derechos humanos y la prevención del delito y la violencia a través del deporte y en entornos deportivos; los vínculos entre deporte, cultura e inclusión; la importancia de aprender a través del juego; y el potencial del deporte para promover la igualdad de género. En consonancia con el carácter local de la asociación, las sesiones de formación también abordaron las subculturas urbanas y el papel del deporte en la configuración de la identidad y la territorialidad, en particular, cómo las organizaciones vecinales y la identificación con determinados clubes deportivos afectan a las comunidades locales.

Equipados con nuevas habilidades y conocimientos, los formadores que participaron en las sesiones de aprendizaje en línea durante 2020 estarán en una mejor posición para ofrecer intervenciones basadas en el deporte y tener un impacto positivo en jóvenes y sus comunidades.

Entidades de la ONU involucradas en esta iniciativa
UNODC
Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito